Obama se enfrenta al Partido Republicano ante inmimente precipicio fiscal

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, criticó este jueves al Partido Republicano por sus diferencias al momento de discutir el presupuesto y el límite de deuda de la nación, porque de no llegar a un acuerdo, antes del primero de marzo, entraría en vigencia un paquete de recortes automáticos de miles de millones de dólares del gasto público que golpearía la economía de los ciudadanos.

El Mandatario sostuvo que “lo único que mantiene unidos a los republicanos es el deseo de proteger a los ricos de impuestos más altos”, responsabilizando totalmente a esa bancada política de la crisis económica que afectaría al país si se materializan los recortes, de forma inmediata.

Con el Congreso en receso esta semana, por las vacaciones de invierno, y a solo 10 días de los temidos recortes, Obama compareció en la Casa Blanca para alertar de sus consecuencias y reiterar su propuesta.

El Presidente propone reemplazar el “paquete” por un conjunto equilibrado de recortes del gasto y aumentos de los ingresos, mediante el cierre de algunas lagunas fiscales, que incluiría aumentar los impuestos a las personas más adineradas del país.

Señaló que la visión básica de los republicanos es que “nada es tan importante como para aumentar los impuestos a los individuos ricos o corporaciones", ni siquiera porque la aplicación del paquete de recortes significaría la desaceleración del crecimiento económico del país.

"Creo que en este momento los republicanos están tan atrincherados en esa visión, de no subir los impuestos, que se hace difícil para ellos ver un derecho de respuesta obvia delante de ellos", acotó.

El propósito de Obama es que el Congreso apruebe un plan de corto plazo que combine reducciones de gasto y aumento de ingresos fiscales para evitar esos recortes, que en principio estaban previstos para primeros de año y quedaron aplazados en enero cuando se logró un acuerdo para impedir el llamado "precipicio fiscal".

También recordó que su oferta incluye recortar gastos en programas sociales, como piden los republicanos. "Desafortunadamente, ellos no piden nada a los estadounidenses más ricos ni a las corporaciones más grandes", lamentó Obama

Los recortes que podrían presentarse el primero de marzo reducirían, entre otros, el gasto de defensa en 55 mil millones de dólares y el egreso discrecional fuera de ese rubro en 27 mil millones en 2013.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, criticó a Obama por realizar en la Casa Blanca un acto "con estilo de campaña" electoral “en lugar de ofrecer, por ejemplo, recortes en programas vinculados con las energías limpias”.

Comentarios

blog comments powered by Disqus
DERECHOS RESERVADOS 2014